RAVEN. PODENCO. ADOPTADA

Esta dulce perrita de una año es timidilla pero muy, muy buena y tan tierna que queramos llevárnosla a casa nada más verla. Es muy guapa y tiene unos preciosos ojos que nos miran pidiéndonos un huequecito en nuestra vida: ella se conforma con un pequeño rincón donde descansar, unos paseos y mucho cariño.

print