CARTAS QUE SIEMPRE ESPERÉ

Hoy os recomendamos una novela marcada por el azar, la espera y los secretos. Cada mañana, Miguel, el cartero de un pequeño pueblo, pasa por delante de la ventana de Ricarda.

Ella espera desde hace años una carta, pero cuando ésta finalmente llega, ya es demasiado tarde.

Luis, su hijo, queda marcado por la imagen de una madre melancólica, siempre esperando noticias, y comienza a trabajar en el Departamento de Cartas Muertas, el lugar de las misivas que nunca llegaron a su destino. Allí encuentra las cartas perdidas de Paula, que lo atraen de forma inexplicable.

print