LA PRINCESA QUE PERDIÓ SU NOMBRE

Érase una vez una princesa que era muy descuidada.

Ello lo perdía todo: los broches de perlas, las calculadoras…No es extraño, pues, que un día perdiera hasta su nombre.

Entonces, sus amigos no supieron cómo llamarla.

print